SIN MODIFICAR CAUSAS DE CRISIS LÁCTEA, PROPUESTA OFICIAL ES MERO PALIATIVO

Dignidad Ganadera Nacional

Magdalena Medio Organización filial de Dignidad Agropecuaria Colombiana

Con la utilización de 4.000 millones del Fondo de Estabilización de Precios FEP, cuenta del Fondo Nacional del Ganado, que se nutre del impuesto parafiscal que pagamos los ganaderos, pretende el gobierno, con el visto bueno de los gremios que representan al sector en esas negociaciones, sortear la crisis láctea que para la Industria obedece a una “enlechada” por sobreoferta y para los ganaderos a las 45 mil toneladas de leche importada que entra a reemplazar la producción nacional. La decisión – reversada- de Alpina y respaldada por Asoleche, de rebajar el precio al productor y dejar de recibirles el 10% de su oferta diaria, llevó a reuniones y pronunciamientos de la Cámara Gremial de la Leche de Fedegán y de Asoleche, y a reuniones con Minagricultura y Mincomercio que desembocaron en una “Mesa Técnica” que se reunió el pasado miércoles y tomó la decisión anotada.

Fedegán a pesar de señalar que “Resultan aún más arbitrarias estas decisiones al revisar las cifras de importaciones de los primeros cinco meses del año, que ya superaban las 40.000 toneladas”, se va lanza en ristre contra la Industria por su bajo volumen de acopio y sus márgenes de operación, para terminar con su repetitiva y quimérica propuesta “es urgente realizar esfuerzos conjuntos entre el Gobierno Nacional, la industria procesadora y los productores, para incrementar el consumo de leche en estratos medios y bajos, retomando la propuesta del sector primario de la creación de un Fondo Tripartita, que promueva el consumo de leche en el país, dirigido precisamente a estos estratos de más bajos recursos.”

 Analac resaltó -de igual forma- a la industria como la causa principal de la crisis: “Es evidente que la jugada de la industria no obedece a la realidad del sector y pone en riesgo la estabilidad laboral en el campo. Se trata de una jugada que pone en jaque a los productores de leche, en donde no sólo hay un daño económico, sino, también, un impredecible y profundo efecto social.” Para proponer al final que “La intervención gubernamental es vital para controlar los desafueros de la industria.”

Asoleche, que representa a las multinacionales del sector, con la resolución 083 consiguió que el gobierno les cediera pagar al productor en las áreas Zomac un precio por debajo de la resolución 017 de 2012 y, hoy de nuevo, exige la libertad de precios, lo que llevaría de manera más rápida a la desaparición de la producción de leche del país.

No es seria la propuesta de Fedegán de paliar la crisis y lograr cupo para las crecientes importaciones en el mercado interno aumentando el consumo en los estratos 1 y 2. Sin la más mínima evaluación de las metas propuestas para 15 años en el Plan Estratégico de La Ganadería PEGA 2019, que fueron un fracaso, (0,5 litros/hab/año de consumo en los últimos 9 años) y desconociendo las cifras oficiales de Planeación Nacional que informan que 12,8 millones de colombianos tienen ingresos de menos de 250 mil pesos/mes y que 19 millones más -los vulnerables- devengan entre 250 y 600 mil pesos mes no hay como aumentar el consumo y es ingenuo señalar que el mismo se da por las preferencias de oferta de la industria a los estratos altos y, también lo es creer que la crisis se resuelve solicitando solidaridad a los proveedores de los insumos requeridos en la producción.

Con cinismo el ministro de Agricultura Rodolfo Enrique Zea el pasado viernes afirmó: «En coordinación con el Fondo de Estabilización de la Leche, pusimos a disposición de los productores un apoyo por $4.000 millones”. Serán las grandes empresas procesadoras que tienen las plantas de pulverización las receptoras de los recursos del FEP: por un lado, manejan el mercado internacional y por otro, son las que tienen la capacidad de acopiar la leche y procesarla para poderla conservar. Las pequeñas y medianas empresas, sin capacidad de almacenamiento ni de trasformación, quedarán “viendo un chispero” y los aportes de los ganaderos irán a mejorar los balances de las mismas empresas que, con las importaciones los llevan a la quiebra y que, no renunciarán a hacerlo porque con ellas acrecientan sus utilidades al aprovechar los bajos precios del mercado internacional, así paguen el arancel extra cuota, como ha sucedido en lo corrido del año.

 Sin rectificar las causas que causan la debacle, cualquier propuesta será un paliativo. Las cerca de 400 toneladas de leche en polvo que se podrían subsidiar con los mil millones aprobados, en nada modificará la situación. Los inventarios de la Industria superan las 9 mil toneladas; se debe exigir a los organismos de control verifiquen que las exportaciones subsidiadas sean de producción nacional y no de la misma leche importada guardada en sus bodegas; los 3 mil millones para acopio, con un subsidio colocado para el análisis, del 30% del valor del litro hoy, apenas alcanzaría para 6 millones de litros, la tercera parte de lo que se produce en un día.

La defensa de la producción láctea nacional que está en juego, tiene dos fuertes escollos al frente: de un lado unos voceros del gremio cuyo accionar político ha estado en la defensa del gobierno y sus ejecutorias, que a pesar de las evidencias y su propia argumentación aceptan medidas inocuas sin reparos, como las ofrecidas hoy. Y un gobierno como el de Duque, que sin importar el desastre que la apertura y los TLC, le han propinado al Agro, pisa el acelerador en la misma dirección: “hay que trabajar de manera articulada como cadena bajo un discurso de productividad, competitividad y aprovechamiento de mercados internacionales.” fustigó a los asistentes el Ministro de Comercio Restrepo Abondano en reciente reunión con voceros de la cadena.

Desde Dignidad Ganadera, hacemos un llamado urgente a todos los productores y sus organizaciones para que, a pesar de las dificultades, preparemos de manera virtual una gran reunión que nos permita fijar tareas encaminadas a fortalecer la Organización Gremial y hacer un gran frente para la protección de los miles de ganaderos del país, cada día más asediados por la importación masiva de leche en polvo y derivados lácteos subsidiados.

 Ing. Agr. Ramiro Camacho B.

Coordinador Magdalena Centro Dignidad Ganadera Nacional

Acerca del autor

Web | + posts