Rechazamos despidos de maestros temporales, exigimos la financiación del PAE por el gobierno nacional y que no se rompa el confinamiento de los educadores

Bogotá D.C., 28 de marzo de 2020, Tribuna Magisterial Nacional.

La pandemia del COVID 19 no puede usarse como excusa para justificar toda suerte de atropellos contra la estabilidad laboral y la salud de los maestros ni para agudizar la crisis de desfinanciación de los municipios y departamentos.

La decisión del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, de despedir los maestros temporales aprovechándose de la pandemia, la insistencia en el reporte de maestros “liberados” por parte de la Gobernadora del Valle, Clara Luz Roldán, procederes que se replican en otras Entidades Territoriales con los docentes de apoyo, los modelos lingüísticos y docentes vinculados en el marco de la jornada única, merecen el más absoluto rechazo del magisterio colombiano porque atacan la estabilidad laboral del gremio en momentos en que se requiere de la más amplia protección y seguridad por parte del Estado hacia los trabajadores, en especial de quienes hoy ya cuentan con condiciones desventajosas en materia laboral como en los ejemplos citados. Reclamamos de los Gobiernos locales reversar las medidas en contra de estos compañeros.

Por otro lado, la Resolución 0006 de la Unidad Administrativa Especial de Alimentación Escolar, en desarrollo del Decreto 470 de 2020, modifica transitoriamente los lineamientos del PAE para su consumo en casa en el marco de la emergencia por el COVID-19.  Aunque es una importante iniciativa para las comunidades educativas, carece de financiación y logística. Para poder dar inicio al servicio la entidad territorial debe manifestar el porcentaje que asume para cofinanciar, lo que demuestra la falta de compromiso de Duque con la alimentación escolar. Se da esa tacañería al mismo tiempo que en el Decreto 444 el Gobierno Nacional dispuso de los recursos de las Entidades Territoriales del FONPET y el FAE sin consultarlo con los mandatarios locales para atender las necesidades que se deriven de la Declaratoria de Estado de Emergencia, esto sin acudir a otras fuentes de financiación, que si son de la Nación, como las reservas internacionales, las ganancias del Banco de la República, Ecopetrol e Isa, la renegociación de la deuda, la modificación de la reforma tributaria y la supresión de exenciones tributarias a grandes empresas.

La resolución mencionada establece tres modalidades transitorias de alimentación escolar: ración industrializada, ración para preparar en la casa y bono alimentario. Lo que debería establecerse es la entrega en bonos o transferencias monetarias permitiéndole a las familias acceder a los alimentos para sus hijos a más bajo precio. Utilizando el Decreto 457 se pretende convocar a docentes y docentes directivos para el día o días programados para la entrega a fin de ser garantes. Ello implicaría que más de trescientos mil maestros, muchos de ellos en edades de alto riesgo o con condiciones médicas previas, abandonen el confinamiento. Se perdería el esfuerzo realizado en acatar el aislamiento decretado por el mismo gobierno al tener que desplazarse a las Instituciones Educativas en zonas urbanas y rurales a cumplir funciones ajenas a la naturaleza docente y sin garantías para su salud.

En esta emergencia, se hace más evidente la justeza de los reclamos que de años atrás los maestros venimos haciendo: mayor presupuesto para salud, educación, agua potable y saneamiento básico. Le corresponde al Gobierno Nacional en cabeza del presidente Duque urgentemente tomar medidas para enfrentar la crítica situación: destinar recursos provenientes de las fuentes ya mencionadas para el sistema de salud, para apoyar a los sectores independientes e informales lo mismo que a las pequeñas y medianas empresas garantizando su subsistencia y evitando el despido de los trabajadores y la violación de sus derechos. En materia educativa, proteger el trabajo de los maestros, la vida y salud de las comunidades educativas en general; en cuanto al trabajo académico virtual y las condiciones educativas y psicológicas que de él se desprenden haremos un pronunciamiento especial.

Invitamos al magisterio nacional a seguir las recomendaciones de  autocuidado, mantener las voces de denuncia hacia el gobierno que aprovecha la pandemia para profundizar la aplicación de las políticas neoliberales donde se escoge salvar al sector financiero antes que atender a la inmensa mayoría de colombianos que sin el auxilio del Estado con pocas probabilidades superarán la actual crisis.

Tribuna Magisterial Nacional

Francisco Torres Montealegre, Victoria Avendaño Pedrozo,

Elías Fonseca, Diógenes Orjuela,

Timoteo Romero, Luisa Fernanda Ospina Madera

Acerca del autor

Web | + posts