El coronavirus aceleró la crisis económica mundial y nacional

Bogotá, abril 1 de 2020

ELIAS FONSECA CORTINA, miembro de CUT Colombia.

El 27 de marzo el FMI declaró que la economía mundial entró en recesión, la crisis económica antes de la aparición de la pandemia del coronavirus fue advertida por los organismos internacionales, las proyecciones de crecimiento de la economía mundial lo situaban a la baja, frenazo, ralentización, desaceleración, todos sin excepción señalaban el mal desempeño de la economía mundial a principios del mes de enero del presente año.

Al momento de declarar la OMS al coronavirus como pandemia mundial, el desplome de la economía entró en picada, la cuarentena a que fue sometida la ciudad china de Wuhan y a su vez gran parte del territorio de ese país, la propagación a nivel mundial, y los efectos en Italia, España y el resto de los países europeos, como también la llegada a los Estados Unidos, obligó a la toma de medidas de confinamiento de la población cuyos cálculos la colocan en casi 3.000 millones de personas, lo cual le propina un duro golpe a los mercados.  

En Colombia, las cifras del crecimiento económico en 2019 de 3,3% del PIB, no fueron muy alentadoras, en el entendido que los sectores que más jalonaron ese crecimiento fueron el financiero con un 5,7% y el comercio con un 5,0%, sectores que no son productores de riqueza ni de empleo, por el contrario, la industria y la agricultura, sectores de transformación de la naturaleza, valor agregado y aporte de empleo, sólo crecieron al 1,6 % y 2,0%, respectivamente.

Las políticas económicas aplicadas en Colombia por más de tres décadas enmarcadas en el libre comercio y los TLC, han impedido el desarrollo de una economía al servicio del desarrollo de las fuerzas productivas nacionales y por ende a la acumulación de riqueza interna que le dé dinámica al mercado interior y genere nuevos y mayores empleos que le permitan a la población un mayor nivel de consumo, lo cual daría un impulso enorme al mercado interno y generaría un nivel de prosperidad y bienestar contrario a la situación de ruina y miseria del sector productivo nacional y a la pobreza generalizada de la mayoría de la población.

La llegada del coronavirus a nuestro país pone al desnudo la pandemia del neoliberalismo, principal causa del desastre económico de la nación, los gobiernos, por su apego a dejar todo a la mano invisible del mercado perdieron el control y la capacidad de  intervención en los aspectos centrales de la economía, lo cual dificulta enormemente asumir la contención de la pandemia, regular la economía y los dineros necesarios para mitigar los estragos del ya débil aparato productivo, lo mismo que el control del sistema financiero, principal beneficiario en medio de las desgracias de la nación y millones de colombianos.

 El gobierno de Iván Duque debe tomar determinaciones urgentes que mitiguen los males presentes, destinar todos los dineros posibles para apalancar el sistema de salud maltrecho por las privatizaciones y el negocio de las intermediación de las EPS, financiar con dineros del Estado a todos los sectores vulnerables de la población que lo requieran y apalancar al sector productivo de las grandes, medianas y pequeñas empresas,  así como no escatimar esfuerzos para subvencionar a la población que labora en la informalidad, asegurando de paso el pago de salarios a los trabajadores bajo las distintas modalidades de contratación, con observancia de los derechos laborales que impidan los despidos, suspensión de contratos y licencias no remuneradas obligatorias.

Acerca del autor

Web | + posts